Cómo llevar un look con mangas abullonadas

Las mangas abullonadas tienen un largo recorrido en la historia de la moda. Pensábamos que ya las habíamos dejado en los años 80 junto con las grandes hombreras, sin embargo, esta tendencia estará más presente que nunca este 2019 en nuestros armarios.

Las mangas abullonadas fueron todo un clásico de la época victoriana y eduardiana, donde las mujeres tenían papeles sumisos en la sociedad pero también fue en esta época cuando se empezaron a ver los primeros signos del feminismo en Inglaterra.

Con el discurso feminista de la actualidad, esta tendencia ha vuelto para la temporada otoño/ invierno 2020 y seguiremos hablando de ella la próxima primavera.

Este invierno la vamos a ver en camisas de manga larga inspiradas en la época victoriana pero también con inspiración ochentera en colores vivos y metalizados. 

Los materiales van a ser muy variados desde las clásicas de popelín, tejidos con brocados hasta plumeti, tul o seda

Los tops de mangas abullonadas quedan muy bien con todo tipo de pantalones y faldas. Con unos vaqueros para un look más casual o con un pantalón de traje. 

En cuanto a vestidos, para la noche lo que más se va a llevar son los de inspiración ochentera con mucho brillo pero para el día serán los de estilo victoriano tanto en cortes largos como más cortos los que predominaran para cualquier evento.

Cómo llevar las mangas abullonadas

Las camisas abullonadas quedan especialmente bien con un pantalón de vestir. He querido mostrar una versión más arriesgada con la blusa de tul rosa que aunque parezca muy dificil de llevar, en realidad queda genial con pantalones palazzo crema o incluso con unos vaqueros. 

La otra camisa es mucho más sutil para el día a día, las mangas no son tan marcadas y los brillos hacen que una prenda muy fácil de trasladar a la noche.

Las más atrevidas no dudarán en incorporar los estampados. Estos vestidos de mangas abullonadas son muy diferentes entre sí. El primero parece una especie de tie-dye verde pero a la vez me ha recordado a un estampado de hojas en una descarga eléctrica… si, la imaginación da para todo.

El segundo vestido es sin duda una apuesta segura para llevar en casi cualquier estación. Al ser largo pero de manga corta, podrás llevarlo hasta en otoño, primavera incluso en verano. Además, los vestidos largos están cobrando más protagonismo en el armario y los seguiremos viendo con cierto volumen en las siguientes temporadas.

He querido conjuntar ambos vestidos con unas botas cowboy ya que es una de las máximas tendencias este otoño y continuará siéndolo la primavera que viene.

¿Te apuntas a esta tendencia?

Comment

Leave a Reply

Previous Post
5 consejos que todo diseñador de moda debería saber
Read More
Next Post
La influencia de la astrología en las marcas
Read More